Gobierno y Política

Agosto, 26, 2008 - 00:15 AM / ET

La Convención Nacional Demócrata 2008
Discurso tal Como fue Preparado para ser Pronunciado por Leah Daughtry, Presidenta Ejecutiva de la Convención Nacional Demócrata y Jefe de Personal del Comité Nacional Demócrata

DENVER, 25 de agosto /PRNewswire-HISPANIC PR WIRE/ -- A continuación, el discurso de Leah Daughtry para la Convención Nacional Demócrata del lunes 25 de agosto de 2008:

Programado para ser Pronunciado: 25 de agosto de 2008 - 3:00-4:00 pm MT Hora de Montaña

EMBARGADO PARA DISTRIBUCIÓN AL SER PRONUNCIADO

Reverenda Leah D. Daughtry

La Convención Nacional Demócrata

Lunes, 25 de agosto del 2008

Declaraciones Preparadas para Distribución

Buenas tardes, hermanas y hermanos estadounidenses. Bienvenidos a Denver y a la reunión más histórica del siglo 21 en esta, la Convención Nacional Demócrata 2008. Como hija de cuatro generaciones de pastores y siendo yo misma una pastora, me siento especialmente honrada de estar aquí, y de ser la anfitriona de esta convención.

Ayer, celebramos el primer encuentro multi-religioso de la Convención Demócrata. El hecho que la ceremonia se llevo a cabo, eso fue gracias a Demócratas inteligentes que reconocen el poder de la fé en sus vidas personales. Muchos Demócratas han sido -y muchos más seguirán siendo- personas de gran fé, que convocan a Dios para que esté al lado de ellos. A medida que nos reunamos aquí durante los próximos días, sincronizaremos nuestros corazones y nuestras mentes, y caminaremos juntos con la firme certeza de estar creando una agenda para el beneficio de todos los estadounidenses.

No es ninguna novedad para ustedes que los americanos están viendo desaparecer nuestros trabajos. Trabajamos más, ganamos menos, batallamos para no perder nuestros hogares, pagamos precios más altos por todas las cosas, y tememos la seguridad de nuestros hijos que pelean en guerras al otro lado del mundo.

No es una novedad para ustedes que durante estos casi ocho años de días nublados y noches temerosas, como nunca antes, se ha puesto en riesgo la autoridad moral de Estados Unidos, se ha ensuciado su buen nombre, y su seguridad se ha vuelto más incierta. A pesar de todo, los estadounidenses estamos decididos. Necesitamos un cambio.

No podemos permitir otros cuatro años con las mismas políticas fracasadas. Y es por eso que estamos aquí: para nominar oficialmente a Barack Obama para que nos guíe hacia el cambio adecuado. Al embarcar en una semana histórica de trabajo, en búsqueda de ejercer con responsabilidad la lealtad ciudadana, recuerden quien los ha enviado aquí, esos a quienes ustedes representan. Recuerden que es nuestra sagrada responsabilidad como Demócratas construir una vida mejor para la comunidad de la familia humana.

Es nuestra responsabilidad sagrada, el defender a todas las personas, mucho más todavía a los más pequeños, los últimos, los abandonados, los desalentados y los descorazonados, los que están privados de voto y los desposeídos. Por ellos y por nosotros mismos, por el trabajo que se debe hacer, por los puentes que se deben construir, por los niños que deben ser salvados, por los enfermos que deben ser curados, y por los últimos que deben ser los primeros.

Nos reunimos y salimos fuera de las sombras de la autocomplacencia. Nos reunimos para recuperar nuestro poder, para recuperar nuestro país. Y a todos los que se opongan a que tomemos nuestro lugar, nuestra posición, a quienes quieran cuestionar nuestra fortaleza, nuestras metas, les decimos en una sola voz: sí, podemos.








member

journalist

plcements

Comentarios